Nota cultural –Día Mundial de la Tuberculosis

 

Hoy, 24 de marzo, es el Día Mundial de la Tuberculosis, establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) el 24 de marzo de 1982, en el marco de la conmemoración del primer centenario del anuncio del doctor Robert Koch de su hallazgo del bacilo que causa la tuberculosis. La escogencia de este Día Mundial fue una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Internacional contra la Tuberculosis y las Enfermedades Pulmonares. El objetivo de la conmemoración es, cito: “educar al público sobre las devastadoras consecuencias económicas y para la salud que causa la tuberculosis, su efecto en los países en desarrollo y su impacto continuo y trágico en la salud global”.

La tuberculosis, según la OMS, “es una enfermedad causada por Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones. Es curable y prevenible”. Conforme a la citada fuente, la tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire. Basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada. Sobre el doctor Robert Koch, cuyo nombre de pila era Heinrich Hermann Robert Koch, fue un investigador alemán pionero de la microbiología médica del siglo XIX, considerado el fundador de la bacteriología, era biólogo, médico y químico, que se dedicó a la investigación científica.

Termino esta nota con un pensamiento de la Madre Teresa de Calcuta, cito: “La mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino más bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos. El mayor mal es la falta de amor y caridad, la terrible indiferencia hacia nuestro vecino que vive al lado de la calle, asaltado por la explotación, corrupción, pobreza y enfermedad”.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de PINCELADASGLOBALES.

Dar su opiníon

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.