INVESTIGACION PENAL Y LA CREDIBILIDAD INSTITUCIONAL

 

Hay personas que cuando expresan un hecho, situación u historia, por más veraz que resulte ser en la realidad, nunca se les da credibilidad. Otros por el contrario cuentan una historia, situación o hecho inverosímil y resultan tan creíbles que se dan como cierta aun siendo falsas.

Cuando lo anterior sucede con personas de forma individual no tiene implicaciones mas allá de la esfera social y familiar del individuo, sin embargo, cuando sucede a nivel institucional tiene efectos que inciden en todo un conglomerado social, cuyas implicaciones suelen ser trascendentales para la credibilidad del Estado.

En el caso de las investigaciones penales la credibilidad de los órganos del Estado tiende a ser de primer orden cuando de investigar un caso de gran impacto social se trata. A manera de ejemplo: en Estados Unidos de América un caso de gran impacto social fue la muerte de Nicole Browm y su novio Ronald Goldman, la primera ex esposa del atleta y actor O. J. Simpsom, donde la investigación quedó desacreditada por algunas actuaciones anteriores de los investigadores que fueron tildados de racistas, ello afecto la credibilidad de la investigación de manera tal que dio como resultado que los abogados explotaran durante el juicio esos elementos, al final el sistema de justicia para no caer en el descredito de una investigación espuria tuvo que descargar de responsabilidad a un imputado que para la sociedad era culpable de esos hechos.

Analizando el reciente caso del atentado en contra de David Ortiz, las conclusiones preliminares a las que han arribado las autoridades dominicanas encargadas de la investigación y persecución de los hechos delictivos, la reacción de la sociedad ha sido de asombro e incredulidad sobre las explicaciones que han ofrecido, dado que en el caso ha asistido mucha información a través de las redes sociales y los medios de comunicación, que reales o no han permitido al común de la población hacerse una idea de lo que paso el 9 de junio del año 2019 en un centro de diversión del municipio de Santo Domingo Este. Al parecer la versión oficial ha dejado muchas dudas sobre la realidad de los hechos.

Dado que la constitución dominicana pone en mano del Ministerio Publico la investigación penal cuando en su artículo 169 expresa “El Ministerio Público es el órgano del sistema de justicia responsable de la formulación e implementación de la política del Estado contra la criminalidad, dirige la investigación penal y ejerce la acción pública en representación de la sociedad”. De igual forma el artículo 88 y siguiente del Código Procesal Penal establece las funciones del Ministerio Publico en el proceso de investigación de los casos que tienen relevancia penal.

Por lo anterior la credibilidad de la que debe gozar ese órgano del Estado, es determinante al momento de ofrecer los resultados de una investigación penal. En el caso del atentado al ex astro de beisbol David Ortiz ha quedado evidenciado que la credibilidad de las autoridades dominicanas está en tela de juicio. Quizás se deba a que la Policía Nacional es una de las instituciones menos creíbles en la República Dominicana, pero también que el Ministerio Público ha llegado al extremo de servir solo como elemento de legitimación de las actuaciones policiales.

Así que las conclusiones preliminares que ha ofrecido las autoridades del Ministerio Publico y la Policía Nacional sobre el caso David Ortiz, han servido para arremeter en su contra las falta de rigor científico con la que han actuado las autoridades, no porque sea falso lo que dicen, en cuanto a que se trato de una confusión del “objetivo” que se pretendía eliminar, sino, porque la credibilidad de la que gozan los órganos del Estado que participan en la investigación es dudosa desde hace mucho tiempo. De hecho es probable que lo que han establecido sobre la “confusión” del “objetivo” sea cierta, pues en hechos de esa naturaleza suelen suceder esos imprevistos-estar en el lugar equivocado, a la hora equivocada, con la persona equivocada, propio del lenguaje de investigación norteamericano-pero la falta de credibilidad de nuestros órganos de investigación hacen que la verdad real sea puesta en duda, aunque la misma coincida con la verdad procesal.


Finalmente no se trata de que sea verdad o mentira, al fin la verdad es una construcción social convencional, donde la verdad material muchas veces dista de la verdad procesal, el problema es que si no tenemos credibilidad, la verdad real resulta inverosímil y la verdad procesal dudosa, lo que trae como consecuencia que la sociedad no crea en una y tenga dudas de la otra.

 

Dar su opiníon

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.