El Trabajador

 

El Artículo 2 de la Ley 16-92 (Código de Trabajo) define trabajador de la siguiente manera: “…es toda persona física que presta un servicio, material o intelectual en virtud de un contrato de trabajo”. Resulta evidente que el trabajador siempre es un ser humano, no podría una colectividad aparecer como trabajador en un contrato de trabajo, de ser así, dicho contrato podría tener validez en otra esfera del derecho pero no estaría bajo el amparo del derecho laboral.

El derecho laboral nació de la necesidad de protección a la parte más débil de la relación laboral (el trabajador), por eso notamos que tiene la tendencia de inclinarse lo más favorable posible hacia éste. El Principio VIII del Código de Trabajo textualmente dice: “En caso de concurrencia de varias normas legales o convencionales, prevalecerá la más favorable al trabajador. Si hay duda en la interpretación o alcance de la ley, se decidirá en el sentido más favorable al trabajador”.

En nuestro país existía una distinción que aún prevalece en otros, se llamaba Obrero a quien ejerce su labor con la fuerza muscular, ejemplo: quien abre una zanja en la calle con un pico y una pala; se llamaba Empleado a quien ejercía su labor con el intelecto o determinadas habilidades, en la actualidad esto es considerado como una discriminación y debe llamarse trabajador no importando la forma como ejerza su labor.

En el ámbito de los trabajadores del Estado existen considerables diferencias, una de ellas es la siguiente: la Ley 41-08 sobre Función Pública, en su Artículo 4, numeral 4 textualmente dice: “Servidor Público: Persona que ejerce un cargo permanente de la función pública designado por autoridad competente”.

Los trabajadores han sido el sustento de todo el desarrollo de la humanidad, han tenido que derramar mucha sangre para poder ser tratados como humanos, recordemos las jornadas reivindicativas de Chicago, año 1886, la consigna esencial era 8-8-8 (ocho horas para la familia, ocho horas para el trabajo y ocho horas para dormir) lo que ha traído consigo que el 1 de mayo sea reconocido como el Día Internacional de los Trabajadores.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de PINCELADASGLOBALES.

Dar su opiníon

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.