LA OBRA MAESTRA HA MUERTO

Se han desvanecido los principios, las tradiciones se han vuelto viejas, el folklore pierde la armonía en el recuerdo.

Las artes no comprometen las ambiciones de las nuevas generaciones y el ejemplo a seguir de nuestros jóvenes ya no es el éxito obtenido bajo el sacrificio, la perseverancia y la insistencia.

Vivimos los últimos días de un mundo difícil, nace un mundo con innumerables opciones a escoger, es decir un mundo fácil; incluso la tecnología puede crearte la pareja perfecta atendiendo a tu perfil psicológico y si te habla o reclama, simple: con un click la pones en off.

El calor, el frio y hasta las situaciones más inimaginables pueden ser creadas y controladas.

Y era obvio que esto tenía que suceder; mientras en el plano tecnológico se producía un acelerado desarrollo; el plano espiritual permaneció durante siglos inerte y repitiendo el mismo sermón, no evoluciono. Ahora el mundo cambia sus dioses, el temor ya no es el lugar donde iré cuando muera, ahora el temor es quedarse sin internet, porque es más fácil vivir sin Dios que estar fuera de red y cuando te conectas, sientes que lo tienes todo y en parte tienen razón porque un diminuto aparato puede hacer que te traigan comida, vestido, agua, vino y ver a tus familiares y amigos sin importar distancias, incluso ciertos líderes religiosos dicen poder hablar con el mismísimo Dios por este aparato.

Sin lugar a dudas es fascinante, empero, ¿qué es lo que sucederá con esos diminutos espacios que la psicología, la filosofía y las religiones trataron de explicar? ¿Qué sucederá con las emociones, los sentimientos, eso que llevamos dentro que solo la fe moldeaba? ¿Cómo podemos establecer límites en pos de garantizar una armoniosa convivencia humana?

Dios y el Diablo: dos que siempre se necesitaron para poder establecer el orden entre el bien y el mal; tal vez muy pronto podamos ver su selfie para anunciar el fin de la obra.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de PINCELADASGLOBALES.

 

Dar su opiníon

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.