JESUS DE NAZARET NO RESUCITO

“Pasado el sábado, al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a visitar el sepulcro. De pronto se produjo un temblor de tierra: el Ángel del señor bajó del cielo, hizo rodar la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella. Su aspecto era como el de un relámpago y sus vestiduras eran blancas como la nieve. Al verlo, los guardias temblaron de espanto y quedaron como muertos. El Ángel dijo a las mujeres: No teman yo sé que ustedes buscan a Jesús, el Crucificado. No está aquí, porque ha resucitado como lo había dicho. Vengan a ver el lugar donde estaba, y vayan enseguida a decir a sus discípulos: Ha resucitado de entre los muertos, e irá antes que ustedes a Galilea: allí lo verán. Esto es lo que tenía que decirles (San Mateo, Capitulo 28, versículos 1 al 7)”.

La historia anterior se repite con algunos matices en San Marcos, Capitulo 16; San Lucas, Capitulo 24 y San Juan Capitulo 20. Pero que es lo que ha permitido que la historia de la resurrección de Jesús de Nazaret haya trascendido a la humanidad hasta nuestros días. Quien analice la resurrección de Cristo desde la perspectiva de la fe-creer en lo que no se puede ver o comprobar-tendrá una opinión muy distinta de quien lo hace desde la racionalidad. ¿Cómo podríamos conciliar la fe con la razón analizando la resurrección de Cristo? La verdad no es una tarea fácil, lo que sí es un hecho cierto, es que la figura de Jesús de Nazaret ha trascendido mas allá de lo que ni siquiera sus contemporáneos pudieron imaginar.

“La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida (José Martí)”. ¿Qué es la resurrección entonces? Es haber cumplido bien la obra de la vida, pues las ideas revolucionarias sobreviven al hombre más allá de su muerte, hecho tan cierto que ha sido el devenir histórico de la humanidad desde Sócrates hasta Jesús de Nazaret y desde Mahatma Gandhi pasando por Martin Luther King hasta Nelson Mandela y muchos otros que han resucitados luego de haber muerto, pero a través de sus ideas. La vida de Jesús de Nazaret transcendió mas allá de su muerte debido a las ideas revolucionarias que para la época pregonó, desde el punto de vista político diseñó una estrategia para atacar el poder que en ese momento gobernaba la sociedad en la que nació, lo hizo de forma pacífica al igual que Sócrates, Gandhi, Mandela y King, otros han realizado dicha tarea en forma menos pacifica-Ernesto Guevara de la Serna (Che)-pero también sus ideas han trascendido a su muerte.

Admiro y respeto mucho a los hombres que practican la fe, considero aquellos que dedican su vida al pacifismo un símbolo de luchas titánicas a favor de la humanidad, cada uno de ellos fueron los iconoclasta de la sociedad en la cual les toco vivir, así trascendieron a su muerte a través de sus ideas.

Por tanto no podemos considerar muertos a esos hombres y mujeres que todavía hoy utilizamos sus ideas para reclamar respecto a la dignidad de las personas, a la integridad física y psicológica, a la convivencia pacífica, en fin exigir a los gobernantes mejores condiciones de vida para los miembros más desfavorecidos de la sociedad. Entonces esas ideas no pertenecen a los hombres, ni a los poetas, ni a los filósofos, pertenecen a la humanidad, esos hombres y mujeres solo fueron el instrumento que sirvió de canal para arrojarlas como luz en la mente de todos los seres humanos. Por eso Jesús de Nazaret no resucitó, Él nunca murió.

Dar su opiníon

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.